C2

Cada vez que el juego se detenía, Gallardo desviaba su atención hacia el asiento de enfrente con la vana esperanza de encontrar a don Pedro. San Millán ganaba uno a cero, pero esta vez el resultado resultaba intrascendente. El ambiente era de un desconsuelo indisimulado. La presencia de un nuevo socio en la… leer más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s